Nombramientos pontificios: Cardenal Jorge Liberto Urosa Savino, Arzobispo de Caracas en Venezuela, Su Enviado Especial


 



(RV).- El Santo Padre Francisco nombró este 5 de octubre al Cardenal Jorge Liberto Urosa Savino, Arzobispo de Caracas en Venezuela, Su Enviado Especial a la celebración de clausura del I Centenario de la Institución de la Provincia Eclesiástica de Managua en Nicaragua, que tendrá lugar el próximo 2 de diciembre.
De la misma manera, el Papa nombró al Cardenal Walter Brand Müller, Diácono de San Julián de los Flamencos, Enviado Especial a la celebración del 450° aniversario de la clausura del Concilio Ecuménico de Trento, programada en esta catedral de Italia el próximo 1° de diciembre.
El pasado 17 de agosto se había publicado el nombramiento del Cardenal Joachim Meisner, Arzobispo de Colonia, como Enviado Especial del Santo Padre a la celebración por el 750° aniversario de la colocación de la primera piedra de la Catedral de Xanten en Alemania, que tenderá lugar el próximo 13 de este mes de octubre.
Y hoy se hizo pública la carta, escrita en latín, con la que el Papa Francisco nombra al purpurado. La misión pontificia guiada por el Cardenal Joachim Meisner estará compuesta por los sacerdotes Alfred Mantiey, Párroco y Prebostes de Xanten y Wolfgang Schmitz, Decano de Rheinberg.
(María Fernanda Bernasconi – RV)

AUDIO+TEXTO: Hoy se cumplen seis meses de la elección del Papa Francisco.


(RV).- (audio) RealAudioMP3 Hoy se cumplen seis meses de la elección del Papa Francisco. El director de la Oficina de prensa de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, nos hace un balance de este primer medio año con el Papa Bergoglio.
Han sido seis meses intensos marcados por decisiones firmes, empezando por el traslado de la residencia pontificia del Palacio Apostólico a la Casa de Santa Marta, desde donde nos llegan las reflexiones del Papa sobre la Misa de cada día. Luego, el proyecto de Reforma de la Curia Romana y – siguiendo las huellas de su amado predecesor, Benedicto XVI – la obra de transparencia financiera de las actividades económicas vaticanas. El director de la Oficina de Prensa habla de las novedades de este Pontificado, en una entrevista de Sergio Centofanti, que con el método del Papa Francisco, pregunta cuáles son las tres novedades principales:
“Yo diría que la primera novedad es el nombre que me llamó la atención desde el principio: Francisco, un nombre nuevo, ningún Papa antes que él lo había tomado. Y, con el nombre de Francisco, está la misma explicación, dada por el Papa: “pobres, paz, protección de la creación.” Y ya hemos visto – por lo menos en los pobres y la paz – que realmente son las características fundamentales de este pontificado, y de gran actualidad, como en las últimas semanas, este compromiso muy valiente por la paz en el Oriente Medio. Luego, una segunda novedad me parece que sea el fin del eurocentrismo de la Iglesia, es decir, el hecho de que tenemos un Papa latinoamericano. De hecho, esto se vive en un sentido positivo, de ampliación de los horizontes: lo hemos vivido de manera particular durante la Jornada Mundial de la Juventud, donde vimos al Papa en su continente de origen y hemos comprobado que también su estilo es pastoral, su manera de tratar directamente con la gente, su lenguaje muy sencillo … Incluso los temas de atención a la pobreza, etcétera, provienen de un rico contexto eclesial, con una propia gran tradición, que ahora llega al corazón de la Iglesia con una fuerza y ​​una mayor presencia.
Todos los Papas son “universales”. Ha habido Papas que tenían todo el mundo en su corazón, por lo que no es que fueran “parciales”. Sin embargo, creo que hay que señalar que la elección de un Papa que viene de otro Continente aporta realmente algo específico en el estilo, en la perspectiva, y es algo deseado por la Iglesia Universal, deseado por los cardenales y nosotros lo apreciamos, como un enriquecimiento adicional del camino de la Iglesia universal. Y luego, si tengo que decir una tercera característica, digo la misionariedad. El Papa Francisco habla mucho de una Iglesia no autorreferencial, una Iglesia en misión, una Iglesia que mira fuera de sí misma y hacia el mundo entero. Me acuerdo de la hermosa carta de Juan Pablo II al final del Jubileo, Duc in altum, mar adentro – dirigida a la Iglesia del tercer milenio. Me parece, en efecto, pues que con el Papa Francisco, la barca de la Iglesia se desplace con decisión mar adentro, sin miedo, es más, con la alegría de poder encontrar el misterio de Dios en nuevos horizontes”.
2) El Papa está impactando mucho a los cristianos, a veces con palabras muy intensas, y está acercando a los que están lejos….
“Digamos que el estilo, el lenguaje directo del Papa, sus actitudes, incluso la novedad de su estilo de vida llegan a lo profundo y despiertan un gran interés, un gran entusiasmo. Pero creo y espero que la razón fundamental de este interés es profundo, y lo demuestra el hecho de que el Papa insiste mucho en un Dios que ama, un Dios de misericordia, un Dios que siempre está dispuesto a perdonar, que recurre a él con humildad. Y con eso, me parece que toque al hombre en lo más profundo de la humanidad – los hombres y las mujeres de nuestro tiempo – porque sabe con qué frecuencia están heridos: heridos por tantas experiencias difíciles, por muchas frustraciones, por tantas injusticias, por la mucha pobreza y marginación en el mundo actual. He aquí, pues esta manera tan efectiva de hablar y ser capaz de comunicar a través de palabras y gestos de manera directa, el amor de Dios para todos, y la proximidad, el interés humano, la ternura – es otra de las palabras que le gustan a este Papa y que son expresión de su forma de ser – es algo que toca y mueve profundamente a los seres humanos, a todos ellos: creyentes y no creyentes. Porque todos los seres humanos son amados por Dios, en realidad son las personas a las que se dirige el gran mensaje del amor de Dios y el amor de Cristo. Por lo tanto, habla para todos en su verdad, en su concreción y en su proximidad al corazón del hombre”.


3) Este Pontificado está suscitando grandes expectativas, qué nos tenemos que esperar para los próximos meses…
“Bien … yo no soy un profeta … Sabemos, por decir cosas muy simples, que el Papa en estos próximos meses se ocupará de cuestiones relacionadas con el gobierno de la Iglesia, consultando a sus colaboradores: tanto a los colaboradores de la Curia romana, como ya ha hecho en días pasados​​, como a los Cardenales, el mes de octubre, con los cardenales que él ha escogido y que provienen de diferentes partes del mundo. Pero, sinceramente, no me gustaría que se sobrevaloraran las llamadas reformas estructurales, que se refieren un poco “a la institución”. Lo que importa es el corazón de la reforma perenne de la vida de la Iglesia, y en este sentido el Papa Francisco, ciertamente, con el ejemplo, con su espiritualidad, con su actitud de humildad y cercanía, quiere acercarnos a Jesús, quiere hacernos una iglesia que camina cerca de la humanidad de hoy, en particular, a la humanidad que sufre y que más necesidad tiene de la manifestación del amor de Dios. Por tanto, esta Iglesia peregrina, capaz de ser solidaria, compañera de la humanidad que camina”.

4) El Papa Francisco y el Papa emérito Benedicto XVI, ambos en el Vaticano, cómo prosigue esta realidad inédita…
“…Ah, pues, prosigue muy bien, prosigue perfectamente! Yo diría que todos somos felices -empezando por el Papa Francisco- por la presencia del Papa emérito en el Vaticano, con su discreción, su espiritualidad, su oración, su atención. Y es exactamente lo que nos había prometido, lo que nos había anunciado con motivo de su renuncia: que él habría continuado estando en camino con la Iglesia, pero en la oración, en el ofrecimiento de su propia vida, con su cercanía espiritual más que con su presencia – por así decirlo – operativa. Al mismo tiempo, sabemos que existe también una relación personal, muy cordial entre el Papa Francisco y su predecesor. Ha habido algunos momentos simbólicos en los que los hemos visto juntos: cuando el Papa Francisco lo invitó a una hermosa ceremonia en los jardines del Vaticano para inaugurar un nuevo monumento, Pero más significativo fue cuando lo visitó antes de partir para el viaje a Brasil para pedirle su oración, su cercanía, su apoyo durante este momento importante; y después, cuando regresó volvió a encontrarlo para contarle las hermosas experiencias de este viaje y darle las gracias por su cercanía en la oración”.
5) Cómo ha cambiado el trabajo del portavoz del Papa en estos seis meses
“Mire …yo siempre he dicho que no soy el portavoz del Papa, sino el director de la Oficina de Prensa que hace un humilde servicio para proporcionar la información, los textos y las respuestas con el fin de entender lo que el Papa dice y hace. Sinceramente, me parece que en los últimos seis meses del pontificado del Papa Francisco, el Papa haya hablado de manera tan intensa, que yo en realidad – por suerte – he podido estar completamente en la sombra, frente al que es el protagonista, la voz principal que los fieles quieren escuchar, que es la del Papa. Por lo tanto, el servicio sigue siendo el mismo: ayudar al ministerio del Papa al servicio del pueblo de Dios”.
ER RV

Confesiones de Francisco a monseñor Vicente Ojea: Un Papa que gasta "demasiado" en llamadas, tiene dificultades con el idioma y "extraña" su tierra


El Papa visita por sorpresa a los obreros del Vaticano

Habló en castellano durante la JMJ porque no le salía la pronunciación portuguesa

Redacción, 24 de agosto de 2013 a las 09:24

Creo que el Papa quiere una iglesia muy unida a Jesucristo, muy viviendo el estilo de vida de Jesús, muy como arriesgándose a imitar a Jesús, a hablar de Jesús y a no tener miedo

El Papa Francisco/>

El Papa Francisco

El obispo de San Isidro, monseñor Oscar Vicente Ojea, reveló que el Papa Francisco reconoce que gasta “bastante” en llamadas telefónicas, extraña a sus afectos y tiene dificultades con los idiomas.

Fue al detallar su reciente visita al papa, cuando celebró misas a solas con el ex cardenal Jorge Bergoglio, compartió comidas, conversó sobre los afectos dejados en la Argentina e intercambió pareceres sobre la realidad de la Iglesia en la Argentina y en el mundo.

El Papa le confesó que gasta “bastante” en llamadas, que extraña los afectos y tiene dificultad con los idiomas, según confió monseñor Ojea al Equipo Diocesano de Comunicación.

En tanto, el prelado porteño, quien recibió la ordenación episcopal en 2006 de manos del actual Papa y lo acompañó también como obispo auxiliar hasta 2009, señaló que su estadía en Roma le dio instantes “sumamente emotivos”, en los que el Señor le dispensó muchas gracias.

Narró que en el segundo día de su estadía pudo concelebrar a solas con el Santo Padre, en una misa sencilla y sin predicación, a la que solo asistió un grupo reducido de religiosas.

Monseñor Ojea también destacó los desayunos y otros espacios comunes que compartió con el pontífice argentino: “Me preguntó por sacerdotes y amigos comunes, cómo estaban como quien se encuentra con alguien después de mucho tiempo. Hacía una observación sobre cada uno, y entonces imaginé que debía de extrañar un poquito”.

También le confesó que gasta “bastante” en llamadas, pero bromea diciendo que compensa el gasto quedándose a vivir en Santa Marta en vez del palacio apostólico.

El encuentro con el Santo Padre ocurrió días antes de viajar al Brasil, en el marco de su primer viaje pontificio y la Jornada Mundial de la Juventud Río de Janeiro 2013.

Francisco le confirmó que tenía un secretario que se esmeraba en enseñarle portugués, pero que no le salía la pronunciación. “Ya pronuncio mal el castellano le dijo el Papa-. Entonces, lo que voy a hacer es hablar un poquito en portugués y bastante en castellano. Lo que diga en portugués va a salir bien, pero mediocre”.

También destacó el agradable impacto que había recibido cuando le fueron entregadas las hostias elaboradas por una reclusa que se las envió como regalo.

Se trata de “Gaby C.”, una joven que debe cumplir condena por siete años más, y a quien el Santo Padre le agradeció por carta el gesto, y le pidió oraciones por su misión.

“En el primer desayuno le hablé de Gaby, le entregué la carta y las fotos que había mandado sobre el taller de hostias. Él se quedó muy impactado por el sentido de que esta chica hiciera las hostias con que nosotros celebramos la misa”, relató el obispo.

Monseñor Ojea salió sorprendido de la experiencia: “Lo que más me impactó de la carta que el Papa le mandó a Gabriela fue que le dijera que se siente seguro de que ella rece por él. Me pareció muy profundo que el Papa se sienta seguro de la oración de una persona que está insegura, que está privada de su libertad. Es una paradoja. pero está seguro de la oración de alguien que está sufriendo”.

Además señaló: “Creo que el Papa quiere una iglesia muy unida a Jesucristo, muy viviendo el estilo de vida de Jesús, muy como arriesgándose a imitar a Jesús, a hablar de Jesús y a no tener miedo”, definió el titular de Cáritas Argentina.

(Rd/Agencias)

El cardenal Sandri relanza el llamamiento del Papa Francisco Que Egipto vuelva a encontrar el camino de la convivencia


La Congregación para las Iglesias orientales «sigue con viva preocupación la terrible situación de Egipto, compartiendo la oración del Santo Padre Francisco por las víctimas y por cuantos siguen sufriendo las duras consecuencias de los desarrollos sangrientos del conflicto que continúa en el seno de la sociedad egipcia». Lo afirma el cardenal Sandri, prefecto del dicasterio, en una declaración a nuestro periódico del miércoles 21 de agosto. «En unión con el Papa» el purpurado desea para el país el inicio y la consolidación de «ese diálogo y esa reconciliación que conduzcan al restablecimiento de la paz civil, a la reanudación de la vida social y a la reconstrucción de las zonas tan golpeadas por los acontecimientos».

Al expresar «cercanía fraterna» al patriarca copto ortodoxo Tawadros II y a su comunidad, el cardenal dirige «un pensamiento especial» a los coptos católicos, guiados por el patriarca Ibrahim Sidrak, con su predecesor, el cardenal Antonios Naguib, y a los obispos, sacerdotes y fieles de todas las Iglesias orientales católicas y de la Iglesia latina presentes en Egipto: «El Señor —dijo— los sostenga en la prueba tan dura para toda la nación, confortando a quienes sufren en el cuerpo y en el espíritu, especialmente a los inocentes, y acogiendo en su paz a las numerosas víctimas. Sus lágrimas son las lágrimas de todas las Iglesias orientales diseminadas por el mundo».

El purpurado invita sobre todo a mantener viva la esperanza de que «Egipto pueda experimentar una fecunda primavera de humanidad y de libertad, especialmente religiosa, viviendo en la justicia y en la solidaridad, gracias a la contribución responsable de todos sus habitantes». De aquí el llamamiento a fin de que «se proteja la dignidad de cada persona y de las comunidades, que lo enriquecen en un entramado admirable de religiones, cultura e historia, y la mutua comprensión entre cristianos y musulmanes. Que todos los egipcios, indistintamente, sean ayudados por la comunidad internacional a encontrar los caminos de la convivencia pacífica. Que a cada uno se garantice serenidad, educación, salud, casa y cuanto sea necesario para una vida humana digna de tal nombre».

Retomando la exhortación del Papa Francisco, «quien reza y sufre por Egipto», el cardenal Sandri se une a su «súplica confiada por la amada tierra egipcia», confiando a «Egipto y a todos sus habitantes a la Sagrada Familia, que fue  desterrada en esa tierra, considerada a lo largo de los siglos bendita y santa, precisamente por la hospitalidad recibida del Redentor».

22 de agosto de 2013

[palabra clave: África | Congregaciones | Paz]

El Papa visita por sorpresa a carpinteros y obreros del Vaticano


Foto: Twitter de L'Osservatore Romano

Foto: Twitter de L’Osservatore Romano

VATICANO, 09 Ago. 13 / 09:59 am (ACI).- El Papa Francisco visitó este viernes por sorpresa la zona industrial de la Ciudad del Vaticano, donde saludó a los carpinteros y a los obreros de la central térmica.

Los periodistas del diario L’Osservatore Romano, cuya redacción queda en la misma zona, observaron el momento y se asomaron a las ventanas para aplaudir al Pontífice que los saludó a la distancia.

“Francisco llegó de improviso, sin que nadie nos hubiera advertido. Nos lo encontramos delante, imagínese nuestro estupor”, afirmó uno de los carpinteros, en declaraciones a la agencia de noticias italiana AGI.

“El Papa quiso recorrer todas las divisiones productivas, lugares en los que nunca habríamos pensado recibir al pontífice”, dijo.

La central térmica vaticana fue construida en los años 1932 y 1933 bajo el pontificado de Pío XI para aprovechar la producción de energía eléctrica que se proyectó en el pequeño Estado en 1897 gracias a la caída del agua del acueducto procedente del lago de Bracciano.

En 1934 fueron construidos cerca de la central los talleres de mecánica, el laboratorio de técnica electrónica y la carpintería.

Etiquetas: Vaticano, Papa Francisco, Anécdotas del Papa Francisco

Francisco: ¿Es un peligro o está en peligro?


Tras tocar la estructura del papado y de la Curia, está iniciando también reformas doctrinales

Francisco: ¿Es un peligro o está en peligro?

“Bergoglio se atreverá a cambiar, si no lo matan antes; Ratzinger se ha retirado por miedo”

José Manuel Vidal, 04 de agosto de 2013 a las 16:44

En menos de 5 meses, Francisco se ha ganado la simpatía del mundo, se ha convertido en un líder planetario de prestigio y ha vuelto a dotar a la Iglesia de la credibilidad y de la confianza social que había perdido

Francisco, en el avión de vuelta a Roma/>

Francisco, en el avión de vuelta a Roma

(José Manuel Vidal).- “Es un peligro para los poderes del mundo y de la Iglesia y, por eso mismo, está en peligro”. Así de claro lo tiene el jesuita navarro José Enrique Ruiz de Galarreta, amigo del Papa Bergoglio desde que coincidió con él, hace 33 años, en el noviciado en Alcalá de Henares. En la misma línea se pronuncia el teólogo brasileño Leonardo Boff, uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación: “Francisco está en peligro, porque, en el Vaticano, hay una historia de muchos asesinatos desde hace mucho tiempo”.

Tanto el jesuita como el ex franciscano conocen al Papa desde hace tiempo, están encantados con los nuevos aires que está imprimiendo a la Iglesia y, por eso, le advierten. “Bergoglio se atreverá a cambiar, si no lo matan antes; Ratzinger se ha retirado por miedo”, señala el compañero navarro del Papa. Y le da un consejo: “Que renueve la plantilla sin suscitar demasiado odio; que se lo tome con calma, para ir colocando a un equipo de su confianza”.

El teólogo de la Liberación, al que Ratzinger obligó a guardar silencio, recuerda el caso del “Papa meteorito”. “Juan Pablo I reunió a los cardenales y les anunció que se iría a vivir fuera del Vaticano. Dos días después, apareció muerto”. Quizás por eso, Boff invita a Francisco a “tener cuidado, porque donde hay lucha por el poder no hay amor, y el poder siempre busca más poder”.

Ruiz de Galarreta y Boff no son los únicos en temer por la vida del Papa. Obispos y fieles católicos de todo el mundo piensan lo mismo, aunque unos se lo callen por pudor y otros por no tentar a la mala suerte. El caso es que se extiende, entre el pueblo católico, la sensación de que el Papa está en peligro.

¿Para quién y por qué es un peligro el Papa Francisco?

Hace poco más de 120 días que Francisco llegó al papado. Por sorpresa. Y es que, tras la etapa reformista de Juan XXIII y Pablo VI (los dos papas del Concilio) y el leve ‘apunte’ de Juan Pablo I, que sólo duró 33 días en el solio pontificio, llegó la involución, que, de la mano de Wojtyla y Ratzinger duró 35 años. La Curia romana, que se hizo con las llaves de la maquinaria vaticana tras dos Papas como Juan Pablo II y Benedicto XVI que no gobernaron, quería ampliar el ciclo conservador en la Iglesia. Por su propio interés.

Pero, Benedicto XVI, el Papa anciano y sabio, le rompió el espinazo al poder curial. Hastiado de los “lobos” de su Curia y sin fuerzas para limarles los dientes, ideó la “santa venganza”: Renunciar para poner fecha de caducidad al papado y, por lo tanto, a cualquier otro cargo eclesiástico. Al hacerlo, arrastró en su caída a todos los grandes líderes de los lobbies vaticanos, que cesaron automáticamente en sus puestos hasta que el nuevo Papa provea.

La maquinaria romana se pone en marcha con el pre cónclave y el cónclave. En ellos, los cardenales “peones”, hartos del mangoneo y de la mala imagen que la Curia proyectaba sobre toda la Iglesia (con sus intrigas, luchas de poder, cuervos, Vatileaks y mayordomos infieles) decidieron apostar por un cardenal jesuita latinoamericano, austero, carismático y con dotes de mando y gobierno. Y eligieron al arzobispo de Buenos Aires,Jorge Mario Bergoglio, por una mayoría abrumadora: se habla de 90 votos sobre 115, superando los 84 con los que fuera elegido su predecesor.

Y “desde el fin del mundo” llegó a Roma un ciclón, una especie de tsunami de Dios. Lleva poco más de 120 días al frente de la Iglesia y ya le ha cambiado la cara a la institución. Me lo confesaba en Rio el cardenal Hummes, el que le susurró “no te olvides de los pobres” inmediatamente antes de que fuese elegido: “El pueblo católico está de nuevo feliz, está de nuevo con la cabeza levantada. Antes, andaba medio triste y preocupado, debido a todas las crisis que se estaban descubriendo en el seno de la Iglesia. Y hoy el pueblo ha recobrado la esperanza”.

En menos de 5 meses, Francisco se ha ganado la simpatía del mundo, se ha convertido en un líder planetario de prestigio y ha vuelto a dotar a la Iglesia de la credibilidad y de la confianza social que había perdido. Llegó diciendo que quiere “una Iglesia pobre y para los pobres” y lo está cumpliendo. Ha vuelto a colocar a los pobres en el centro de atención de la institución y, para defenderlos, ataca sin piedad (desde la peana de su autoridad moral) a todos los poderes que atentan contra los “vip de Dios”. Tanto de fuera como de dentro de la Iglesia.

¿Alguien podría tener interés en matarlo?

Francisco señala con el dedo al capitalismo salvaje y a los poderes económicos y financieros que no redistribuyen la riqueza. Fustiga a los políticos de todo pelaje y condición por utilizar sus cargos para su lucro personal, en vez de ponerlos al servicio del bien común. Como un profeta del Antiguo Testamento denuncia con palabras y con gestos e imágenes que calan hondo y llegan directos al corazón del pueblo.

Su primer viaje fuera de Italia fue a Lampedusa, la isla donde está recluidos en medio del mar, los emigrantes sin papeles que se juegan la vida (y 20.000 la perdieron) para cruzar desde África en busca del paraíso europeo. Allí los abrazó, los bendijo con un báculo formado por dos palos de la madera de un cayuco naufragado, rindió homenaje a los muertos y pidió a Europa que los trate con justicia y dignidad y que los deje entrar en suelo europeo. Al día siguiente, las huestes de Berlusconi le contestaron: “Que los acoja el Papa en el Vaticano”.

Y si con los poderes del mundo es duro, contra los de la Iglesia utiliza el látigo, como Cristo en el templo. No hay cosa que más le duela y más fustigue que los “eclesiásticos príncipes”, “enclaustrados en sus puestos”, que “no salen a la calle” ni a las “periferias existenciales” y que huelen a Armani en vez de “oler a oveja”. No quiere eclesiásticos aferrados al poder, porque, en la Iglesia, el poder es servicio. O debe serlo. Y el Papa sabe que, hoy, para que la predicación de la Iglesia vuelva a ser creíble tiene que dar primero el trigo del ejemplo.

Él sí predica con el ejemplo. Deja el palacio, vive en una residencia de curas, renuncia a los capisayos y a los oropeles, prescinde del papamóvil blindado, viaje en utilitario, lleva su propio maletín y, en definitiva, se comporta como una persona normal. Vive con suma sencillez y austeridad y toda su acción está dirigida a predicar la esperanza de un Dios de ternura y de misericordia. Y pasar de una Iglesia mal encarada y del no a otra alegre y del sí.

Pero, con su vida y con sus palabras, el Papa deja en evidencia a la jerarquía, que sigue viviendo en palacios y desplazándose en coches de alta gama. Con sus reformas, les está tirando abajo el “chiringuito” y eso la descoloca. Empezó por reformar el propio papado. Pasó de un papado imperial a otro colegial. Por eso nombra comisiones de cardenales y de expertos, para que le ayuden a reformar la Curia. El próximo otoño jubilará a los máximos jerarcas curiales, empezando por el Secretario de Estado, Tarcisio Bertone, y convertirá el banco vaticano (conocido por las siglas IOR) en una banca ética. Sin acceso al dinero y sin el control del poder, la Curia volverá a ser un aparato burocrático al servicio del Papa y de las iglesias locales.

Pero aún hay más. Tras tocar la estructura del papado y de la Curia, Francisco está iniciando también reformas doctrinales. En dos pasos. El primero, ya en marcha, es cambiar la tendencia respecto a temas “delicados” de moral sexual, como los matrimonios gays, el preservativo o las relaciones prematrimoniales. Francisco sabe que no puede reconquistar a los jóvenes, si les obliga a llegar vírgenes al matrimonio o a mantener relacione sexuales siempre abiertas a la procreación.

El segundo paso serán los cambios en algunos temas doctrinales concretos. Con prudencia y de uno en uno. El primero puede ser el permitir el acceso a la comunión de los divorciados vueltos a casar.

Y, si hay algo que pone de los nervios a los sectores más conservadores y talibanizados de la Iglesia son las cuestiones sociales y sexuales. En lo social, está ya muy claro que Francisco está de parte de los pobres y contra los poderosos. En lo sexual, ha cambiado la tendencia y ha pasado de la condena a la comprensión: “¿Quién soy yo para juzgar a un gay?”, acaba de decir.

¿Cómo evitar el peligro?

Como es lógico, el Papa cuenta con medidas de seguridad. Las externas, que le ponen los gobiernos de los diversos países, cuando viaja. Y las internas, su propio cuerpo de seguridad, dirigido por el capitán Doménico Gianni. Su ‘ángel de la guarda’ tiene 46 años y es el jefe de seguridad del Vaticano desde 2006. Trabajó ya con Juan Pablo II y Benedicto XVI, pero ninguno le dio tantos quebraderos de cabeza como el Papa Francisco. Pura y simplemente, porque no quiere seguridad. Está convencido de que el pastor tiene que estar entre las ovejas. Y, aunque no tiene más remedio que plegarse a ciertos protocolos, los rompe continuamente y se expone sin parar.

Ha jubilado el papamóvil blindado y se desplaza en un pequeño Fiat. Y con la ventanilla bajada, blanco perfecto de cualquier mira telescópica. Se mete entre la gente, incluso en las favelas de Rio, y toma mate de un vaso que alguien le ofrece al pasar en el papamóvil. Sin miedo a que lo envenenen. Francisco sin miedo lo explica así: “Con menos seguridad, he podido ir con la gente, abrazarles, saludarles, sin coches blindados. La seguridad es fiarse de un pueblo. Siempre hay el peligro de que un loco haga algo. Pero también está el Señor. Crear un espacio blindado entre el obispo y el pueblo es una locura”.

El riesgo existe y Francisco lo asume. De entrada y por convicciones pastorales y teológicas. Sabe bien cuál fue el final de todos los profetas, empezando por el de Nazaret.

¿Qué ocurriría en la Iglesia, si se produjese un magnicidio?

Tiene enemigos dentro y fuera. Y muchos. Y, encima, no quiere protegerse. El blanco es fácil. Tanto para un loco aislado, como para un complot teledirigido. Desde fuera, al estilo del turco Ali Agca. O desde dentro, como en el caso del malogrado Juan Pablo I, de cuya muerte siempre habrá dudas, porque el Vaticano se negó a hacerle una autopsia.

Si ocurriese algo así (Dios no lo quiera), ¿qué pasaría en la Iglesia? En primer lugar, Francisco se convertiría en un santo por aclamación popular y en el Papa mártir de los pobres. Pero, si las sospechas recayesen en los hombres de Iglesia, ésta quedaría tocada y, posiblemente, hundida. Poca gente volvería a poner su confianza en una institución que elimina a sus mejores ‘jefes’. Y, por mucho que lo escondiese, no podría acallar las sospechas que, en el universo mediático global actual, pronto se tornarían en acusaciones y deserciones masivas de fieles. El descrédito de la institución sería absoluto.

Si las sospechas sobre el magnicidio señalasen a los poderes del mundo, la Iglesia saldría reforzada, buscaría un nuevo Papa que siguiese la línea marcada por Francisco y ganaría fieles para su causa. Pero, al mismo tiempo, cundiría la desesperanza, sobre todo entre los pobres y la protesta. Y hasta puede que los católicos hiciesen causa común con los indignados o se tornasen indignados que, siguiendo el ejemplo de su mártir, saliesen a las calles “pacíficamente y sin violencia, a proponer alternativas sociales a la luz del Evangelio”. Una revolución cristiana mundial, que se extendería por los cuatro puntos cardinales, excepto, quizás, en Asia y en el mundo árabe. Vivo o muerto Francisco es un peligro y está en peligro. Sólo Dios lo puede salvar.

FOTOS+TEXTO: En vísperas de la JMJ El Papa abraza a joven brasileño que viaja por el mundo en bicicleta


fotos News.va

ROMA, 19 Jul. 13 / 11:32 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco recibió a Leandro Martins, un joven brasileño que recorre el mundo en bicicleta y que fue recibido por el Pontífice luego de la Misa en la Casa Santa Marta. Ambos compartieron un ameno y distendido encuentro en el que el joven le mostró su vehículo, en el que según relató, prácticamente “vive”.

Cuando el Santo Padre le preguntó a Martins donde vivía, el joven le contestó con toda naturalidad “venga y vea mi bicicleta”. “Aquí está mi casa, la cama, la cocina y todo lo demás”, le dijo Leandro al Papa quien fue recibido luego de escribirle al Pontífice una gran cantidad de cartas en las que le contaba su historia, que atrapó la atención del secretario particular de Francisco tras lo cual se acordó el encuentro.

El Papa abrazó a Martins, que llegó al encuentro en el Vaticano en su bicicleta, y luego estrechó también la mano de los dos guardias suizos que cuidaban la entrada de la residencia de Santa Marta.

Uno de los temas de conversación fue la tragedia ocurrida en la discoteca de Santa María (Brasil) en donde tras un incendio murieron 242 jóvenes y 168 resultaron heridos.

También conversaron amenamente sobre la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se realizará en la ciudad de Río de Janeiro y en la que se espera la participación de unos 2,5 millones de jóvenes de todo el mundo.

Al finalizar el encuentro, Martíns le pidió al Santo Padre que firmara la bandera de Brasil que lleva consigo, donde también han firmado personas agradables que ha conocido en su camino. El Papa aceptó y escribió en español: “Que Dios te acompañe – Francisco”.

Para ver más fotos ingrese a: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.640589475952094.1073741972.261761113834934&type=1

Etiquetas: Anécdotas del Papa Francisco